¿Qué es el pH urinario y cómo controlarlo?

25-06-2017

El pH de la orina es uno de los diferentes parámetros que se obtienen cuando se realiza un chequeo completo de nuestro cuerpo y refleja tanto la actividad metabólica como el bienestar del organismo. En una persona sana, el pH de la orina suele tener un valor de 6 (sin embargo, puede oscilar entre 4,5 y 8), por lo que éste es ligeramente ácido (se considera pH neutro un valor de 7).

La dieta es un factor que condiciona activamente el valor del pH urinario, aumentando con dietas estrictamente vegetarianas y disminuyendo con dietas más carnívoras o ricas en proteínas. Aun así, existen ciertas situaciones en las que un cambio en el valor del pH urinario puede indicar que algo no funciona correctamente en nuestro organismo. Un valor demasiado elevado o demasiado bajo puede favorecer la formación de cálculos renales, de tener infección de orina, calcificación del catéter urinario u otras patologías relacionadas con el tracto urinario y con el equilibrio ácido-base de la orina.

Por ejemplo, un valor de pH urinario cercano a 8 con presencia de nitrito en el análisis de orina, que normalmente no está presente, indica la existencia de una infección bacteriana en las vías urinarias. Otro caso sería la relación del pH urinario con la litiasis renal, y los diferentes tipos de cálculos renales que la causan: un valor inferior a 5,5 favorecerá la formación de piedras en el riñón de tipo ácido úrico, cistina y oxalato cálcico, mientras que un pH superior a 6,2 favorecerá dicha formación del tipo cálcico, estruvita y oxalato cálcico.

Por estas razones resulta imprescindible tener un control sobre este parámetro y aplicar algunas correcciones cuando varía su valor. Normalmente se suele recomendar algún cambio en el régimen alimentario, pero debido al bajo cumplimiento de las medidas dietéticas, se recomienda suplementar la dieta con complementos alimenticios que nos ayuden a corregir el desajuste del pH urinario y así prevenir la formación de cálculos renales, entre otras patologías. Aquellos complementos alimenticios que incorporen “citrato” nos ayudarán a incrementar el pH de la orina, mientras que los que incorporen “L-metionina” nos facilitarán su acidificación.

Este control del pH urinario está indicado en personas con tendencia a la formación de cálculos renales, a portadores de catéteres urinarios, a personas afectadas por cistitis recurrente e infección del tracto urinario, síndrome de vejiga dolorosa, vejiga hiperactiva y otras enfermedades urológicas. Para más información consulte aquí.

Título y resumen del autor del artículo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Pellentesque interdum lectus ut turpis iaculis, vitae viverra lectus tincidunt. Nulla ullamcorper commodo mauris, eget venenatis eros fringilla ac. Mauris viverra cursus sollicitudin. Proin varius velit congue lorem facilisis pulvinar. Integer felis quam, iaculis facilisis mi eu, tincidunt hendrerit nibh. Nam fringilla lobortis finibus. Maecenas laoreet neque sit amet placerat efficitur. Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Thumb Photo Blog 1
Piedras en el riñón en la infancia

En el segmento infantil, es más común que las piedras en el riñón ocurran en adolescentes (con una mayor incidencia en niñas) aunque se pueden dar a cualquier edad incluso en bebes prematuros.

19-04-2019

Leer más
Thumb Photo Blog 1
Refrescos edulcorados y piedras en el riñón

Está demostrado que beber de 2 a 3L diarios reduce la posibilidad de tener piedras en el riñón. Sin embargo, cuando hablamos de líquido no valen todos, estamos hablando principalmente de agua, zumos, sopas o fruta fresca.

05-04-2019

Leer más
Thumb Photo Blog 1
Alimentos que deben evitar las personas con piedras renales de ácido úrico

La dieta para personas con piedras en los riñones, también llamada litiasis renal, debe ser baja en sal y proteínas, y con una alta ingesta de líquidos.

22-03-2019

Leer más