Cistitis común y cistitis intersticial: dolencias silenciosas

26-09-2017

Tener que ir al baño repetidas veces durante el día y de manera muy urgente puede resultar molesto y acabar afectando a las actividades diarias de una persona.

Tanto la cistitis común (o infección urinaria) como la cistitis intersticial (o síndrome de vejiga dolorosa) son problemas que afectan al sistema urinario. En ambas aparece una necesidad urgente y con frecuencia de orinar, a veces con dolor, lo cual puede convertirse en un problema para la persona afectada. Son más comunes de lo que parecen y la calidad de vida es lo que más se resiente. Imagina cómo sería tu jornada si por la noche te hubieras levantado más de 10 veces para ir al baño. La falta de sueño o el sueño interrumpido hace que el cuerpo no descanse correctamente, lo cual se ve reflejado en tu energía diaria, en tu productividad e incluso en tus relaciones personales.  

Aun así, la principal diferencia entre la cistitis intersticial y la cistitis común es que esta última es fácil de tratar, normalmente con medicamentos antibióticos, porque la infección está causada por una bacteria; mientras que la cistitis intersticial (o síndrome de vejiga dolorosa) no lo es, ya que se desconocen sus causas de aparición y es de carácter crónico porque no responde al tratamiento.

Otra diferencia recae en el pH de la orina. En la cistitis común, o infección urinaria se observa un pH urinario alto debido a la proliferación de bacterias, por lo que el tratamiento consiste en antibióticos para combatir estas bacterias y eliminar la infección, así como medidas para intentar disminuir el pH urinario

En cambio, en la cistitis intersticial, o síndrome de vejiga dolorosa, el pH de la orina es ácido, lo que contribuye a la irritación de las fibras nerviosas de la vejiga y acaba causando estímulos dolorosos en la zona. Los síntomas pueden ser crónicos o episódicos, apareciendo y remitiendo de repente según el momento de la enfermedad. También pueden confundirse con los de otras afecciones comunes del tracto urinario, lo cual dificulta su diagnóstico.

Actualmente no existe ningún tratamiento que pueda eliminar el síndrome de vejiga dolorosa. Sin embargo, hay estudios que demuestran que mantener la orina por encima de un pH urinario de 6.2 durante tan solo 4 semanas ayudaría a reducir la sintomatología clínica de esta patología. O como último recurso, se puede optar por la extirpación de la vejiga, bajo el asesoramiento de un especialista.

Para intentar reducir el dolor y proporcionar una mejora temporal, sí se pueden adoptar ciertas medidas: cambios en el estilo de vida y en la dieta ayudarán a hacer frente a estas dos enfermedades muy parecidas a priori, pero con particularidades bien distintas.

Título y resumen del autor del artículo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Pellentesque interdum lectus ut turpis iaculis, vitae viverra lectus tincidunt. Nulla ullamcorper commodo mauris, eget venenatis eros fringilla ac. Mauris viverra cursus sollicitudin. Proin varius velit congue lorem facilisis pulvinar. Integer felis quam, iaculis facilisis mi eu, tincidunt hendrerit nibh. Nam fringilla lobortis finibus. Maecenas laoreet neque sit amet placerat efficitur. Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Thumb Photo Blog 1
Recurrencia de los cálculos renales

La recurrencia entre dos cálculos seguidos varía según las personas y los tipos de cálculos. El riesgo de recurrencia de un paciente se determina identificando el tipo de cálculo y las causas de su formación. La tasa de recurrencia media es de un 50% en los primeros 5 años después del primer episodio y hasta un 80% en los 10 años siguiendo el primer cálculo.

17-09-2021

Leer más
Thumb Photo Blog 1
¿Cuánto puede crecer un cálculo?

El tamaño de un cálculo renal oscila entre pocos milímetros y varios centímetros. Cuando es muy pequeño, menos de 5 mm, se parece a arenilla y generalmente puede salir por sí mismo del cuerpo a través de las vías urinarias sin provocar ningún tipo de dolor o pocas molestias en el momento de la expulsión.

13-08-2021

Leer más
Thumb Photo Blog 1
¿Qué hacer si tengo piedras en los riñones?

La mayoría de los cálculos renales o piedras en el riñón son asintomáticas, significa que ni siquiera te das cuenta de que tienes porque son tan pequeñas que se eliminan solas con el flujo de la orina. En ciertos casos, hay síntomas muy reconocibles que te permitirán saber que tienes probablemente un cálculo y en este caso la primera cosa por hacer, sobre todo si el dolor es muy intenso es ir a urgencias y consultar con un urólogo.

16-07-2021

Leer más