Obesidad y Piedras en el riñón

26-10-2018

 ¿Qué relación tiene la obesidad con los cálculos renales?

En nuestro país, según la Sociedad Española de Cardiología, cerca del 40% de la población presenta sobrepeso y el 21% obesidad. Se ha demostrado un aumento del riesgo de padecer un cólico nefrítico hasta 2 veces mayor en los pacientes obesos. La probabilidad de recurrencia, posibles complicaciones y el riesgo de insuficiencia renal severa y diálisis estará aumentado en los pacientes con litiasis renal y obesidad. Por tanto, la obesidad se presenta como uno de los factores modificables más importantes en la prevención de padecer cálculos renales y sus posibles consecuencias para el riñón.

La obesidad está asociada con la resistencia a la insulina y con trastornos metabólicos que pueden conducir a la formación de cálculos renales que contienen calcio.

Diversos estudios han mostrado que las alteraciones del pH urinario estaban relacionadas con el peso corporal.

Se sospecha además que el incremento del peso corporal puede tener una relación directa con el aumento de riesgo de presentar cálculos renales, dada la fuerte asociación entre el aumento de peso desde la edad adulta temprana y el riesgo de formación de cálculos incidentes que sugiere que la adiposidad juega un papel central en la relación entre el tamaño corporal y la nefrolitiasis.

 

¿Cuántas personas pueden estar afectadas?

En 2025 se estima que la obesidad afecte a un 21% de las mujeres y al 18% de los hombres del planeta.

la litiasis representaría entre el 4 y 10% de las causas de Insuficiencia renal Crónica

El SEN (Sociedad Española de Nefrología), señala que las personas con obesidad tienen prácticamente el doble de probabilidades de sufrir una ERC (Enfermedad crónica renal) que una persona sana y que el 13,8% será en hombres y un 24,9% en mujeres en países industrializados.

Teniendo en cuenta este dato, las personas con obesidad o sobrepeso, tienen entre dos y siete veces mayores probabilidades de desarrollar ERT (enfermedad renal terminal) que las personas con un peso normal. Además, como la obesidad aumenta directamente el riesgo de padecer diabetes tipo 2, hipertensión arterial y enfermedades coronarias, causan un daño directo sobre el riñón al aumentar su carga de trabajo y por lo tanto conlleva a mayor aparición de la ERC (enfermedad renal crónica).

Todo apunta que existe una interrelación de carácter metabólico entre la obesidad, como factor de riesgo, el riesgo de padecer piedras en el riñón, la posibilidad de desarrollar una enfermedad renal crónica, con otros factores de riesgo como la hipertensión y la diabetes.

Adicionalmente, tampoco la obesidad ayuda en caso de que tenga que realizarse alguna técnica instrumental (litotricia o intervención quirúrgica), al contrario, dificultará la labor del urólogo a la hora de poder intervenir sobre el cálculo.

 

¿Cómo podemos prevenirlo?

La buena noticia es que la obesidad es en general un factor de riesgo “modificable”, esto es, que se puede prevenir o incluso revertir. y por lo tanto se puede frenar o incluso revertir en parte el riesgo de padecer estas afecciones.

Por lo tanto, es necesario la educación y la concienciación de estos problemas y adoptar hábitos de vida saludables, practicando ejercicio, beber agua en abundancia, y siguiendo una dieta sana y adecuada especialmente si se realiza mediante control y seguimiento médico.

Para complementar una dieta sana y equilibrada, se pueden consumir complementos alimenticios como Lit-Control pH up y Lit-Control pH Down que ayudaran a regularizar el pH urinario ayudando así a mantener una buena salud urinaria.

  

* Sociedad Española de Nefrología. nefrología 2 0 1 7;37(4):360–369 NEFROLOGÍA. Volumen 25. Suplemento 4. 2005

Título y resumen del autor del artículo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Pellentesque interdum lectus ut turpis iaculis, vitae viverra lectus tincidunt. Nulla ullamcorper commodo mauris, eget venenatis eros fringilla ac. Mauris viverra cursus sollicitudin. Proin varius velit congue lorem facilisis pulvinar. Integer felis quam, iaculis facilisis mi eu, tincidunt hendrerit nibh. Nam fringilla lobortis finibus. Maecenas laoreet neque sit amet placerat efficitur. Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Thumb Photo Blog 1
Piedras en el riñón en la infancia

En el segmento infantil, es más común que las piedras en el riñón ocurran en adolescentes (con una mayor incidencia en niñas) aunque se pueden dar a cualquier edad incluso en bebes prematuros.

19-04-2019

Leer más
Thumb Photo Blog 1
Refrescos edulcorados y piedras en el riñón

Está demostrado que beber de 2 a 3L diarios reduce la posibilidad de tener piedras en el riñón. Sin embargo, cuando hablamos de líquido no valen todos, estamos hablando principalmente de agua, zumos, sopas o fruta fresca.

05-04-2019

Leer más
Thumb Photo Blog 1
Alimentos que deben evitar las personas con piedras renales de ácido úrico

La dieta para personas con piedras en los riñones, también llamada litiasis renal, debe ser baja en sal y proteínas, y con una alta ingesta de líquidos.

22-03-2019

Leer más